PUEDO DONAR TODO MI PATRIMONIO SIN RESTRICCIÓN ALGUNA

SUMILLA: “El derecho a la Tutela Jurisdiccional Efectiva, regulado en el artículo I del Título Preliminar del Código Procesal Civil, es el derecho que tiene toda persona a que el órgano jurisdiccional tutele su derecho antes, durante y después del proceso; antes: por tener el derecho latente a ejercitar la acción- hoy pretensión procesal-; durante todo el proceso: por cuanto en él se debe responder a sus invocaciones hasta llegar a la sentencia sobre el fondo; y después: por cuanto dicha sentencia debe ser ejecutable, juzgar y ejecutar lo juzgado-; por tanto, una de sus manifestaciones es la debida motivación que se traduce en la explicación detallada que debe realizar el juez de los motivos que han conllevado a la decisión final, que en dicha fundamentación debe existir conexión lógica entre los hechos narrados por las partes y las pruebas aportadas por ellos, así como coherencia y consistencia en sus razonamientos; y para que una motivación sea el fiel reflejo de una aplicación racional del razonamiento jurídico debe necesariamente fundarse en el Derecho”.

FUNDAMENTO DESTACADO. –

DÉCIMO SEGUNDO: Que, sin embargo esta Sala Suprema no acepta la tesis propuesta por las instancias de mérito solo en el extremo de la razón suficiente que descansa su argumento, pues coincidimos con la decisión final del fallo. Al respecto debe indicarse que si bien se argumenta en la celebración de los actos jurídicos de “Anticipo de Legítima” y “Donación” de fecha veintidós de mayo de mil novecientos ochenta y dos, se dispuso más allá del tercio de libre disposición en perjuicio de la legítima que corresponde a los herederos forzosos, en perjuicio del derecho de la demandante, debe tenerse en cuenta lo dispuesto por el artículo 1629º del Código Civil, el mismo que reza: “Nadie puede dar por vía de donación, más de lo que puede disponer por testamento. La donación es inválida en todo lo que no exceda de esta medida. El exceso se regula por el valor que tengan o debían tener los bienes al momento de la muerte del donante”. Por tanto, en atención a la correcta interpretación de dicha norma es que recién a partir de la muerte del donante se puede determinar si el acto jurídico contravino la referida norma sustantiva, debiendo en dicho caso proceder únicamente la invalidez del exceso y no de toda la donación, es decir, habiéndose disminuido indebidamente en la parte que se ha excedido; en consecuencia, sobre la base de lo expuesto, se arriba a dos conclusiones que son la razón suficiente (ratio decidendi) de la voluntad de la ley: a) La parte que excede el tercio de libre disposición no configura per se la nulidad del acto jurídico de donación, pues la donación es válida como negocio jurídico, otra cosa es que sus efectos deban reducirse o suprimirse; y, b) El heredero forzoso está facultado para proteger su legítima cuando lo donado exceda lo que el causante puede disponer por testamento para ello está facultado como titular de la acción de reducción o supresión de la donación excesiva.

Descarga aquí la sentencia completa

Sin-titulo-10