Resolución del Tribunal Registral Nº 3543-2022-SUNARP-TR

SUMILLA: El informe del área de Catastro es vinculante para el Registrador, siempre que se refiera a aspectos estrictamente técnicos. El Registrador a cargo de la calificación debe distinguir en el informe técnico de Catastro los aspectos técnicos de los jurídicos, por lo que el informe de Catastro solo debe dar lugar a una observación cuando los defectos técnicos constituyan un obstáculo para la inscripción.

FUNDAMENTOS DESTACADOS. –

9. Es pertinente señalar que, el artículo 11 del RIRP sobre los informes técnicos de las Áreas de Catastro de la Sunarp, establece que los títulos en virtud de los cuales se solicita la inscripción de un acto o derecho que importe la incorporación de un predio al Registro o su modificación física, se inscribirán previo informe técnico del Área de catastro.

Asimismo, con relación a la labor que realiza el Área de Catastro se señala que verificará los datos técnicos del plano presentado, de conformidad con la normativa vigente sobre la materia, emitiendo un informe referido a aspectos estrictamente técnicos donde se determine la existencia o no de superposición de partidas, así como otros aspectos relevantes, si los hubiere. Dicho informe se realizará únicamente sobre la base de la información gráfica con la que cuente el área de Catastro, bajo responsabilidad. Se agrega que este informe del área de Catastro es vinculante para el registrador.

10. Sobre el tema, en el Décimo Pleno celebrado por el Tribunal Registral realizado los días 8 y 9 de abril de 2005 y publicado en el diario oficial “El Peruano” el 9/6/2005, se aprobó como precedente de observancia obligatoria el siguiente texto:

ALCANCES DEL CARÁCTER VINCULANTE DEL INFORME EMITIDO POR EL ÁREA DE CATASTRO

“El informe del área de catastro es vinculante para el Registrador, siempre que se refiera a aspectos estrictamente técnicos. El Registrador debe distinguir en su contenido los aspectos técnicos que sí lo vinculan, y otros aspectos de aplicación e interpretación de normas jurídicas, que no le competen a dicha área, sino de manera indelegable y exclusiva al Registrador Público”.

(Criterio sustentado en las Resoluciones Nº 130-2004-SUNARP-TR-A del 5/8/2004, Nº 165-2004-SUNARP-TR-A del 30/9/2004 y Nº 017-2005-SUNARP-TR-A del 28/1/2005)

De acuerdo al precedente en mención, los informes del Área de Catastro resultan vinculantes para el registrador, siempre que se refieran a aspectos estrictamente técnicos. En este sentido, el registrador a cargo de la calificación debe distinguir en el informe técnico de Catastro los aspectos técnicos de los jurídicos, por lo que el informe solo debe dar lugar a una observación cuando los defectos técnicos constituyan un obstáculo para la inscripción.

Sin embargo, esta norma, el precedente, así como las directivas que regulan la labor de las áreas técnicas (Directiva Nº 004-2020-SUNARP-SCT-DTR) deben ser interpretadas bajo los alcances del artículo 2011 del Código Civil, modificado por Ley Nº 31309, que reconoce el principio pro inscripción, determinando además que la labor del área técnica no puede sustituirse a la labor del registrador.

11. La norma propugna una labor más activa del registrador público en el Registro de Predios. Labor especial que ya se encuentra reconocida por la doctrina.

Al respecto, el hipotecarista español Pedro Fandos señala que la calificación registral tiene una vertiente gráfica, cuando el examen o calificación registral se centra en la descripción registral de la finca con el material de localización geográfica aportado, que tendrá que confrontar con la descripción que resulta del contenido del Registro integrada con la herramienta auxiliar de calificación (…).

Dicho autor agrega que “el principio de especialidad resulta básico, al exigir la determinación del objeto sobre la que recae el derecho, es decir la finca registral, a lo que nos ayudará la implantación del sistema de bases gráficas registrales (…). En este marco argumentativo, el autor defiende la tesis de la aplicación de los principios registrales como los de rogación, prioridad, tracto sucesivo y publicidad en sus vertientes gráficas cuando se trate de calificar actos referidos a la incorporación y modificación física del predio.

La función del área técnica es de apoyo que se sustentará en la base gráfica registral con la que cuentan las oficinas registrales, tal como se desprende de la Ley Nº 31309.

Bajo estos fundamentos legales y doctrinarios este colegiado concluye que el Informe del Área Técnica si bien es una herramienta de apoyo muy importante, también lo es que el registrador debe realizar una calificación activa y pro-inscripción tomando en cuenta solo las observaciones técnicas relevantes que constituyan un obstáculo para la inscripción del acto rogado, labor que debe realizarse dentro del marco de la aplicación de los principios registrales y el debido procedimiento.

Descarga aquí la resolución completa

3