EL EJERCICIO DE UN DERECHO SIEMPRE ES REGULAR- CORTE SUPREMA SEÑALA QUE NO

ANTECEDENTES: Viene a conocimiento de esta Sala Suprema, el recurso de casación interpuesto por el demandante Alberto Santiago Torres Navarro (fojas 665), contra la sentencia de vista de 03 de julio de 2017 (fojas 645), que revoca la sentencia de primera instancia de 28 de febrero de 2016 (fojas 579), que declara infundada la demanda sobre nulidad de acto jurídico e infundada la reconvención sobre indemnización por daños y perjuicios; y reformándola declararon fundada en parte la reconvención. Por lo que, corresponde verificar los requisitos de admisibilidad y procedencia dispuesto en los artículos 387 y 388 del Código Procesal Civil, modificados por la Ley Nº 29364.

FUNDAMENTO DESTACADO. –

OCTAVO. – En lo referente a las causales contenidas en los acápites i) y ii), es de precisar que en el ejercicio de nuestros derechos se pueden producir dos situaciones: el ejercicio regular y el ejercicio irregular, este último se da cuando uno se excede en el uso de un derecho, cuando su uso es abusivo, por ello el Principio del Abuso del Derecho nace para enfrentar los excesos del derecho subjetivo; en ese orden de ideas, conforme se señaló en la sentencia de vista se acreditó que los emplazados Valentina Coa de Chaiña y Gean Poul Torres Coa sufrieron daño moral y la demandada además daño personal, como consecuencia del abuso del derecho ejercitado por el demandante en contra de estos al interponer tres procesos judiciales con la finalidad de desconocer la paternidad de Gean Torres, dos de impugnación de paternidad y el presente sobre nulidad de partida de nacimiento, los que suman tres como acertadamente se señaló en la recurrida. Por otro lado, el examen psicológico practicado a la demandada Valentina Coa en el año 2017 (fojas 591), que fue valorado en la sentencia de vista, es complemento del diagnóstico que se le efectuara en el año 2012, reporte psicológico (fojas 76) y que fue adjuntado como medio probatorio de su reconvención, el cual también fue valorado en la impugnada; siendo así el primer examen es complemento de este último, acreditándose que en el transcurso de estos cinco años la emplazada viene siendo afectada psicológicamente como consecuencia de la interposición de los procesos judiciales en su contra donde el actor pretende desconocer la paternidad del hijo de ambos, la cual se acreditó irrefutablemente con el resultado de la prueba de ADN de fojas 398, que concluyó que existe una probabilidad de paternidad de 99.999819% de que el demandante es padre del demandado Gean Poul Torres Coa. En ese mismo sentido, la responsabilidad civil extracontractual no prescribió puesto que el daño ocasionado a los demandados persistió en el tiempo, como se ha señalado, en ejercicio irregular del derecho de acción del actor. Siendo así, el hecho de que el recurrente no este conforme con la tesis de la Sala Superior no significa que la sentencia haya vulnerado las normas denunciadas; por consiguiente, estos extremos el recurso devienen en improcedente.

Descarga aquí la sentencia completa

Sin-titulo-9