SUMILLA: El error de derecho es el conocimiento equivocado o la ignorancia que se tiene del derecho objetivo o del derecho subjetivo; o la equivocada interpretación o inexacta aplicación de la norma legal.

FUNDAMENTOS DESTACADOS. –

NOVENO. – Asimismo, debe acotarse, que el error, el dolo, la violencia y la intimidación son los tradicionalmente denominados vicios de la voluntad que afectan la validez del acto jurídico en la modalidad de anulabilidad, conforme lo señala el artículo 809 del Código Civil. El acto jurídico anulable por estos vicios es provisionalmente eficaz, mientras no se declare judicialmente su nulidad. Existe voluntad jurídica cuando concurren los requisitos internos: discernimiento, intención y libertad, y externos: la declaración. Como el acto o negocio jurídico es manifestación de voluntad, esta debe estar sanamente formada, libre de error o dolo que afecta la intención, o de violencia o intimidación que afecta la libertad.

DÉCIMO. – El error consiste en la ausencia de conocimiento o conocimiento equivocado de la realidad, o de aquello que comúnmente es aceptado como realidad, que da lugar a la formación de una voluntad cuyos efectos no son queridos por el sujeto y que, por lo mismo, no la hubiese declarado de haber advertido que está en error; es decir, constituye la falsa representación mental de la realidad o la ignorancia de la misma.

DÉCIMO PRIMERO. – El artículo 202 DEL Código Civil, regula el error es esencial: 3.- Cuando el error de derecho haya sido la razón única o determinante el acto; y conforme al artículo 203 del citado Código, el error se considera conocible cuando, en relación al contenido, a las circunstancias del acto o a la calidad de las partes, una persona de normal diligencia hubiese podido advertirlo. El error es esencial cuando es determinante en la formación de la voluntad interna e induce al sujeto a la celebración del acto jurídico mediante una manifestación de voluntad que no va a ser correlativa a los efectos queridos, o en otras palabras, el error es esencial cuando de no haber mediado el sujeto no hubiera celebrado el ato jurídico. Esencial es, por consiguiente, como precisa Pietrobon, citado por Fernando Vidal Ramírez todo error que impide el exacto conocimiento del negocio nacido al mundo jurídico.

DÉCIMO SEGUNDO. – El error de derecho es el conocimiento equivocado o la ignorancia que se tiene del derecho objetivo o del derecho subjetivo; o la equivocada interpretación o inexacta aplicación de la norma legal. El error de derecho (error iuris) se sostiene que este tipo de error es una categoría general, distinta del error de hecho tan solo en que la realidad ignorada o conocida falsamente pertenece a la esfera de la experiencia jurídica; no se debe confundir este supuesto con el principio general que el ciudadano no puede invocar la ignorancia de la ley con el fin de sustraerse a la aplicación de la norma, por cuanto la previsión del error del derecho opera en hipótesis en las cuales el sujeto no pretende sustraerse a las normas del ordenamiento, sino que simplemente aduce una alteración en el proceso formativo de su consentimiento y en ese sentido obra en armonía con la directriz legal según la cual, dentro de los límites del respeto de la confianza ajena inculpable, e compromiso negocial presupone una formación regular del querer. Por regla general, el error de derecho es considerado inexcusable (imperdonable), debido a que la ley debe ser aplicada, aunque el sujeto no la conozca, prevaleciendo el presupuesto de la garantía de la certeza del derecho.

Descarga aquí la sentencia completa

Sin-titulo-16-3