DEBO RECIBIR INDEMNIZACIÓN SI ME DESPIDEN TIEMPO DESPUÉS DE HABER CUMPLIDO 70 AÑOS

SUMILLA: Conforme al último párrafo del artículo 21º del Texto Único Ordenado del Decreto Legislativo Nº 728, si el trabajador, hubiera permanecido en el trabajo más allá de los setenta años, el empleador mantiene la facultad de comunicarle la extinción del vínculo laboral, manteniendo el trabajador incólume sus derechos laborales por el periodo de trabajo que excedió a la edad de jubilación, sin embargo sin protección de eficacia resarcitoria, es decir, sin derecho a la indemnización por la extinción o conclusión de sui actividad laboral.

FUNDAMENTOS DESTACADOS. –

Cuarto: A la luz de dicha disposición normativa, y teniendo en cuenta que en el caso de autos el demandante deja de laborar cuando tenía setenta y tres años, lo que corresponde determinar es si resultaba aplicable al caso la existencia del “pacto en contrario” tácito, toda vez que no hubo pacto expreso entre las partes de prórroga de la relación laboral; y, de otro lado, si encontrándose en dicha situación el empleador, para dar por concluido la relación laboral requiere de la existencia previa de falta grave o si puede comunicar de modo unilateral al trabajador la extinción del vínculo laboral sustentado en la norma legal citada, sin obligación de indemnizar por tal despido.

Quinto: En cuanto a la existencia del “pacto en contrario” tácito al existir unidad de criterio entre lo sostenido por el recurrente cuanto en lo considerado por la Sala Superior en la sentencia de vista impugnada, en el sentido que la posibilidad del “pacto en contrario” admite el que dicho pacto pueda ser expreso o tácito, pero que en el caso de autos fue tácito, dado que no se ha invocado, menos probado, que hubiere sido expreso, lo que corresponde analizar es la facultad del empleador de dar por concluido la relación laboral y las consecuencias del ejercicio de la misma.

Sexto: Atendiendo a la materia controvertida en sede de casación, es necesario precisar que en reiterada jurisprudencia el Tribunal Constitucional ha establecido que en todo precepto legal se puede distinguir entre disposición y norma. La disposición es el texto o enunciado, es decir, el conjunto de palabras que integran un determinado precepto legal, mientras que la norma es “el contenido normativo, o sea el significado o sentido de ella” [Cfr. Expediente N.º 00010-2002-AI/TC FJ 34].

Sétimo: Tomando en consideración los argumentos expresados por la Sala Superior en la decisión impugnada, y lo sostenido en el recurso de casación, se desprende que son dos los sentidos interpretativos que se le puede atribuir a una misma disposición como es el citado artículo 21º del Texto Único Ordenado del Decreto Legislativo 728:

  1. El primer sentido interpretativo, que denominaremos sentido interpretativo 1 sostiene el demandante, en el recurso de casación, que el solo hecho de haber permanecido en el trabajo después de los setenta años y hasta los setenta y tres o más. Sin que el empleador haya hecho efectivo la regla prevista en el citado artículo 21º (la jubilación es obligatoria y automática en caso que el trabajador cumpla setenta años de edad) supone que el empleador ha consentido tácitamente en continuar la relación laboral, por tanto la excepción del “salvo pacto en contrario” daría lugar a que la relación laboral se mantenga en sus propios términos anteriores al cumplimiento de los setenta años, es decir, estamos frente a un contrato de trabajo de duración indeterminada en el que se requiere, para poner fin a la relación laboral, la existencia de una causa justa de despido ya sea por su capacidad o conducta, y si el empleador despide al trabajador sin que medie causa justa de despido incurre en un despido arbitrario y debe indemnizarse por ello.
  2. El segundo sentido interpretativo, fijado por la Sala Superior en la Sentencia de Vista, que denominaremos sentido interpretativo 2 considera que “si bien es cierto el citado artículo hace referencia a la posibilidad de celebrarse un pacto en contrario, este puede ser expreso o tácito, siendo que en este último caso (pacto tácito) la relación laboral se extinguirá, después de cumplir los setenta años, en cualquier momento según la decisión unilateral y discrecional del empleador. Siendo esto así, al remitir el empleador la carta de cese al demandante obrante a fojas diecisiete, por la causal de jubilación obligatoria y automática, dado que a dicha fecha tenía setenta y tres años, la relación laboral quedó sin efecto, pues sostener lo contrario significaría que el trabajador preste servicios en forma indefinida, lo que contraviene lo estipulado en el artículo 1365º del Código Civil de aplicación supletoria”.

Descarga aquí la sentencia completa

Sin-titulo-10-2