SUPERIOR PUEDE SER DESPEDIDO POR FALTAS DE TRABAJADORES A SU CARGO

SUMILLA: La falta grave es aquella infracción cometida por el trabajador contra los deberes esenciales que emanan del contrato de trabajo, de tal intensidad, que haga irrazonable la continuidad de la relación laboral, producida por acto doloso o culposo del trabajador.

FUNDAMENTOS DESTACADOS. –

Décimo Tercero: Solución al caso concreto sobre el inciso a) del artículo 25º del Texto Único Ordenado del Decreto Legislativo Nº 728, Ley de Productividad y Competitividad Laboral, aprobado por Decreto Supremo Nº 003-97-TR (…)

  • Dicha circunstancia permite evidenciar que, a diferencia de lo postulado por el demandante, ha sido su responsabilidad la supervisión de las labores encomendadas a la señorita Granados Paz, circunstancia que emana del contrato de trabajo, que corre a fojas sesenta a sesenta y dos, oportunidad en la que se ha delimitado sus funciones, así se advierte que en la Cláusula Tercera ha precisado como parte de las labores encomendadas: “(…) las labores propias de la administración de la habilitación vacacional (…)”, foja sesenta, parte pertinente; detallándose además como funciones: “1. Velar por el cumplimiento del Reglamento Interno aprobado por la Junta de Propietarios de Playa del Golf. (…) 5. Administrar y supervisar la marcha económica de Playa del Golf siendo de responsabilidad, supervisar el pago de salarios y honorarios, así como el giro de cheques para ser firmados por los apoderados autorizados de la Junta de Propietarios”, conforme se describe en fojas sesenta y uno, parte pertinente.
  • Estos hechos dan cuenta que el accionante no ha actuado de manera diligente en su condición de administrador, pese a que conforme al contrato de trabajo que corre de fojas setenta y ocho a ochenta y uno, el actor fue designado “administrador general”, conforme se desprende en fojas setenta y ocho, parte pertinente; bajo este presupuesto se verifica que los hechos imputados en la carta de pre aviso de fojas ocho a diez y la carta de despido de fojas once a dieciocho, corresponde al mérito de la potestad con la que gozaba el actor para poder supervisar al personal, tanto más, si el propio accionante ha reconocido contar con facultades para poder fiscalizar a la señorita Granados Paz, lo cual importa una falta del deber de diligencia en las labores desempeñadas.
  • El accionante ha sostenido también en la demanda, fojas ciento ocho, parte pertinente, que: “(…) cumplí normalmente mis funciones pese a haber sido engañado (al igual que lo fue la Junta Directiva y el Comité de Supervisión) por Magaly Granados”; a partir de dicha afirmación, puede colegirse que el accionante reconoce la falta del deber de diligencia en sus funciones, inclusive, demuestra la subordinación a la que se encontraba sujeta la señorita Granados Paz, evidenciándose negligencia en sus funciones.

Descarga aquí la sentencia completa

Sin-titulo-2-1