AUTOR DEL DELITO CONTRA LA LIBERTAD, ACTOS CONTRA EL PUDOR EN MENOR DE EDAD

SUMILLA: Desvinculación del tipo penal

a) No se generó certeza respecto a que el encausado solo pretendiera efectuar tocamientos indebidos en las partes íntimas de la menor agraviada; por el contrario, se aprecia que intentó penetrarla por vía anal, lo que ocasionó que ella llorara.

b) Para la configuración del delito de violación sexual solo se requiere el contacto periférico con penetración en el exterior o zona vestibular vaginal, no hace falta la penetración total; es suficiente que, de uno u otro modo, se tenga acceso a los órganos sexuales de la mujer, sin que incluso se exija la rotura del himen. Del mismo modo, es suficiente haber introducido parte del miembro viril en el ano de la menor.

FUNDAMENTO RELEVANTE:

IMPUTACIÓN FISCAL

PRIMERO. – Conforme a la acusación fiscal (foja 192), se imputa alencausado Acosta Sucasaca, lo siguiente:

1.1. La menor agraviada identificada con las iniciales R. E. R. A.señaló que en el año 2003 (no recuerda la fecha exacta), elprocesado Milton Antonio Acosta Sucasaca, aprovechandoque Cleber Elizabeth Aguilar García (madre de la menor) seencontraba enferma y en cama, la llevó con engaños a uncuarto que conservaba en la urbanización San Carlos, distritode San Juan de Lurigancho, supuestamente para recoger untelevisor. Cuando llegaron al lugar, el procesado dijo queprimero verían televisión sentados en la cama, fue allí quecomenzó a manosear las partes íntimas de la ofendida; luego,le bajó el pantalón y la ropa interior hasta las rodillas, se acostódesnudo sobre ella y empezó a moverse; después volteó a lamenor e intentó penetrarla por vía anal, pero esto le causó

dolor y empezó a llorar, por lo que el procesado desistió de tener acceso carnal por vía anal con su víctima, se vistió y vistió a la menor agraviada. Finalmente, retornaron a su casa sin el televisor.

1.2. La menor agraviada también refirió que, en otras oportunidades, el procesado le habría sobado las partes íntimas con su pene, hasta mojarse, como refiere ella, para ello la llevaba con engaños a su cuarto; además, habría hecho lo mismo en la casa donde vivían con su madre, aprovechando que dormían en una sola cama, su mamá, ella y el procesado, quien era conviviente de su madre. (…)

Descarga aquí la jurisprudencia completa  

Sin-titulo-1-4