AUTOR DEL DELITO CONTRA LA LIBERTAD – VIOLACIÓN DE LA LIBERTAD SEXUAL-VIOLACIÓN SEXUAL DE MENOR DE EDAD

SUMILLA: Esta Sala Penal Suprema observa que no se contravino el derecho fundamental a la presunción de inocencia y el principio jurisdiccional de la motivación de las resoluciones judiciales, regulados en el artículo 2, numeral 24, literal e, y artículo 139, numeral 5, de la Constitución Política del Estado. En el primer caso, siguiendo lo declarado por la menor agraviada de iniciales L. Y. A. D. C. en cámara Gesell y la litesofuciencia de las pericias, se evidencia prueba de cargo suficiente, obtenida y practicada conforme a los cánones constitucionales y legales que franquea el ordenamiento jurídico, y valorada con pleno respeto de los principios de la lógica, las máximas de la experiencia y los criterios científicos. En el segundo supuesto, las sentencias de primera y segunda instancia no incurrieron en vicios de ilogicidad. Al contrario de lo pretendido, en ambas se expresaron fundamentos adecuados y razonables para sustentar la condena penal de RICHARD ROJAS LOZA. Luego, la prueba personal fue sometida a los criterios de apreciación instituidos en los Acuerdos Plenarios número 2-2005/CJ-116, del treinta de septiembre de dos mil cinco, y número 1-2011/CJ-116 del seis de diciembre de dos mil once, expedidos por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia de la República. Todo ello determina que el iter argumentativo sea plenamente comprensible y no exhiba dubitaciones. En la pretensión impugnativa no se incorporó cuestionamiento a la determinación de la pena, por lo que no cabe pronunciamiento al respecto. De este modo, el recurso de casación formalizado será declarado infundado.

FUNDAMENTO RELEVANTE:

I. DEL PROCEDIMIENTO EN PRIMERA Y SEGUNDA INSTANCIA

PRIMERO. – Según el requerimiento de acusación del veintinueve de abril de dos mil once (foja 1), los hechos atribuidos por el representante del Ministerio Público fueron los siguientes:

1.1. El dieciocho de mayo de dos mil diez, Rina del Carmen Canelo Bonifacio se enteró de que su hija de iniciales L. Y. A. D. C., de once años, había sido agredida sexualmente por RICHARD ROJAS LOZA. Al día siguiente, promovió la denuncia policial y detalló que los actos sexuales se realizaron el veinte de abril del mismo año, para lo cual este último, mediante engaños, hizo ingresar a la menor a su automóvil modelo Tico de color blanco y la trasladó a un lugar desconocido, también afirmó que, en otra ocasión, la condujo al hotel El Pino en el distrito de Sunampe, provincia de Chincha, departamento de Ica.

1.2. En la cámara Gesell, la menor de iniciales L. Y. A. D. C. precisó que, en una oportunidad, su madre, Rina del Carmen Canelo Bonifacio, la envió a comprar al mercado y, cuando caminaba en las inmediaciones del Colegio Industrial, observó que RICHARD ROJAS LOZA estaba en una esquina a bordo de una camioneta. Aseveró que este último, utilizó la fuerza, la tomó de la mano y le dijo que subiera, ella se asustó, pero aceptó la invitación, después se dirigieron a un hotel, la desvistió, él hizo lo propio, se colocó un preservativo y la obligó a practicar el acto sexual por vía vaginal y contra natura. En la ampliación de su declaración, afirmó que entre ambos existió una relación sentimental, él le obsequiaba cosas e iba a conversar con sus padres, pero no fue recibido; tuvieron acceso carnal diez veces.

1.3. Se solicitó la aplicación de las medidas coercitivas personales de detención preliminar y prisión preventiva; sin embargo, RICHARD ROJAS LOZA no se puso a disposición. Solo su defensa se presentó ante las autoridades respectivas. Lo descrito fue calificado en el artículo 173, primer párrafo, numeral 2, del Código Penal. Se solicitó la imposición de treinta años de pena privativa de libertad y el pago de la reparación civil de S/ 5000 (cinco mil soles).

II. IMPUTACIÓN FISCAL

SEGUNDO. – Llevado a cabo el juicio oral, se expidió la sentencia del treinta de enero de dos mil catorce (foja 391), que condenó a RICHARD ROJAS LOZA como autor del delito de violación sexual de menor de edad, en agravio de la menor de iniciales L. Y. A. D. C, a treinta años de pena privativa de libertad y fijó como reparación civil la suma de S/ 5000 (cinco mil soles).

Se estableció lo siguiente:

2.1. En primer lugar, la agraviada de iniciales L. Y. A. D. C. narró de forma detallada en cámara Gesell las vejaciones sufridas por RICHARD ROJAS LOZA. Se evaluó el Certificado Médico Legal número 001467-VLS, que concluyó la presencia de “himen complaciente” y “signos de actos contranatura reciente […] edad aproximada doce años”, así como el Protocolo de Pericia Psicológica número 001523-2010-PSC-VF y la declaración de la profesional Deisy Roxana Bracamonte Chávez, quien explicó su diagnóstico y sostuvo que sufrió “afectación emocional”, estuvo tranquila al inicio [pero] cambió a hablar de los hechos” y existió “consistencia debido a los indicadores que se encuentra[n] en la mism[a] ya sea en la forma, elementos y circunstancias, no encontrando contradicción sino un relato espontáneo”. (…)

Descarga aquí el recurso de casación completo   

Sin-titulo-1