DELITOS DE TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS

SUMILLA:  

La valoración de la prueba, primero es individual y luego en forma conjunta. La Sala Superior para absolver al acusado no consideró integralmente los medios probatorios, circunstancia que determina la nulidad de la sentencia.

FUNDAMENTO RELEVANTE:

PRIMERO. – Según la acusación fiscal del veinte de mayo de dos mil doce (foja 2095), el diez de marzo de dos mil diez, por acciones de inteligencia, se tuvo conocimiento que el vehículo de placa de rodaje N.° YG-8366 ingresó al terminal marítimo del Callao con el contenedor CNIU 118101-0, en el que se introdujeron drogas ilícitas (preñado). Por ello, en coordinación con la autoridad aduanera y la dirección del fiscal provincial, se realizó el aforo correspondiente, y se encontró en el interior dos maletines deportivos cada uno con veintidós paquetes tipo ladrillo. Al ser sometidos a la prueba de campo con el respectivo reactivo, dio como resultado positivo para alcaloide de cocaína con un peso neto de cuarenta y un kilos con cuatrocientos sesenta y nueve gramos de clorhidrato de cocaína. El citado contenedor cargó la mercadería (sacos de maíz) perteneciente a la empresa Inti Consorcio S.A.C., la que contrató los servicios del operador logístico AGUNSA, a través de la agencia de aduanas Tramarsa, y utilizó como terminal de almacenamiento la empresa Imupesa. Esta carga cumplió con todos los requerimientos para su exportación. Luego se procedió al cierre del contenedor en presencia del supervisor Dante Jair Monja Cardalda, y fue Aldo Luis Enríquez Saldivar quien colocó el último de los precintos en el contenedor y fue contactado por el conocido como “Julio”, a fin de que lo cargue al vehículo conducido por Arístides Agustín Reyna Morales. […].

Descarga aquí la jurisprudencia completa  

Sin-titulo-13-4