SE CONDENA A LA PRIMERA COMO AUTORA Y A LA SEGUNDA COMO CÓMPLICE PRIMARIA DEL DELITO CONTRA LA SALUD PÚBLICA TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS

SUMILLA: Las manifestaciones policiales incriminatorias de los coprocesados Bermúdez Torrejón y Salazar Castro, vertidas con las garantías de ley, reúnen los requisitos establecidos en el Acuerdo Plenario número dos-dos mil cinco/CJ-ciento dieciséis para enervar la presunción de inocencia de las recurrentes. Por lo tanto, constituyen prueba suficiente para sustentar sus condenas.

FUNDAMENTO RELEVANTE:

1.1. La defensa de María Paula Salas Estrada sostiene que no se ha realizado una debida valoración de los elementos de prueba actuados ni se ha motivado debidamente la sentencia. Sus fundamentos son los siguientes:

i. Sus coprocesados Bermúdez Torrejón y Salazar Castro, de manera uniforme y coherente, manifestaron conocerla por su verdadero nombre y no por el apelativo de “Vanessa”.

ii. La procesada Salazar Castro le proporcionó el número telefónico del sentenciado Bermúdez Torrejón, pero fue para que este le realice trabajos de albañilería en las mejoras de su propiedad. Además, no hay pruebas de que el número de teléfono celular novecientos cuarenta y tres ochenta y uno noventa y ocho setenta y nueve le pertenezca. La hacen responsable de este ilícito por el solo hecho de poseer antecedentes extranjeros por el mismo hecho.

iii. La descripción que Bermúdez Torrejón efectuó de ella en sede policial no puede servir de base para imputar a ninguna persona la comisión de un delito, ni mucho menos puede servir de sustento para condenarla.

iv. Los testigos de descargo han mantenido una sola versión en forma coherente, uniforme y sin ningún tipo de contradicciones respecto a la actividad a la que se dedicaba diariamente la procesada. […].

Descarga aquí la jurisprudencia completa  

Sin-titulo-4-9